•  
  •  
  •  
  •  
  • DATOS DE IRUYA

    Una joya salteña en el corazón del noroeste argentino. Iruya es un hermoso pueblo que conserva su edificación colonial. Con sus calles angostas, empedradas y empinadas, con sus casitas hechas de adobes, piedra y paja, ofrece paisajes únicos e imponentes vistas panorámicas

    La construcción que aparece como símbolo del pueblo es la Iglesia (Parroquia de Iruya) que se encuentra ubicada la entrada, construida en el siglo XVII.

    El Mirador o La Cruz, es uno de los puntos desde donde es posible admirar los cuatro puntos cardinales. Desde allí las vistas son inolvidables, y la experiencia para el visitante es algo difícil de describir con palabras.

    Entre las bellezas naturales de Iruya se destacan los pequeños pueblitos o comunidades, con sus viviendas típicas de adobes y la paz que se respira en ellos. Pero lo más importante e interesante es que la cultura indígena de los ancestros aun se mantiene intacta, ya que sus habitantes han conservado sus tradiciones sus vestimentas y su forma de vida durante varios siglos.

    Iruya ofrece una excelente alternativa turística para aquellos que buscan emociones y un contacto directo con la cultura de los pueblos indígenas. El visitante podrá aprovechar el largo viaje para gozar del silencio de las noches y la amabilidad de su gente.

    A ello se puede agregar un entorno natural privilegiado, con sus imponentes montañas y su clima sin vientos fuertes al estar en un valle protegido. Es el lugar perfecto para el descanso y el relax.

    Los alrededores de Iruya son ideales para realizar diferentes actividades de turismo aventura como cabalgatas, mountain bike,
    4x4, trekking, safaris fotograficos, avistaje de cóndores y caminatas nocturnas entre los cerros.

     

    CONSULTAS